Miércoles, 23 de Julio de 2014
inicio
Buscar: 
 en este web   en internet   

Eventos Enlaces Contáctanos Sugerencias Favoritos
La Casa del Alérgico/¿Que es la alergia?/Otros procesos origen alérgico/Demartitis Atópica
  21/08/2003
  Preparar para imprimir Enviar por correo

DERMATITIS ATÓPICA

La dermatitis atópica es una enfermedad cutánea inflamatoria crónica, caracterizada por lesiones tipo eccema, que cursa en forma de brotes, con mejorías y exacerbaciones, y que suele estar asociada con historia familiar o personal de enfermedades alérgicas (rinitis, conjuntivitis, asma o alergia a alimentos).


Es muy frecuente y en los últimos 30 años ha aumentado, especialmente entre niños y adultos jóvenes de países desarrollados (algunos estudios apuntan a cifras del 10% de la población, pero otros la sitúan entre el 3 y el 5%).


El síntoma principal es el picor o prurito que suele ser constante e intenso (incluso durante la noche). Este picor justifica que el niño con dermatitis atópica normalmente sea inquieto e irritable. Además, el picor origina un rascado compulsivo que ocasiona lesiones típicas. La piel tiene un aspecto seco y, en las áreas lesionadas, aparecen pequeñas vesículas agrupadas de contenido claro que, al romperse, dan lugar a la formación de costras. Las lesiones también pueden tener un aspecto rojizo (eritema), descamativo y/o engrosado, dependiendo de su momento evolutivo.


Las zonas que afecta son diferentes, según la edad del paciente. Así, el lactante la sufre, sobre todo, en la cara y en el cuero cabelludo y en niños mayores y adultos preferentemente en las áreas de los pliegues.


Existen otras alteraciones de la piel que se asocian con mayor frecuencia a la dermatitis atópica:



  • Pitiriasis alba: Áreas de menor pigmentación o manchas blanquecinas, que resaltan especialmente durante el verano ya que tienden a aparecer en la cara y extremidades. No guardan relación con infecciones por hongos.
  • Eccema dishidrótico: Caracterizado por vesículas que pican mucho en las caras laterales de los dedos de manos y pies. En etapas iniciales sólo se observa eritema y descamación (dermatosis plantar juvenil).
  • Prúrigo: Reacción especial asociada en ocasiones a las picaduras de insectos.

Además de la asociación descrita a otras enfermedades alérgicas, estos pacientes presentan mayor susceptibilidad de sufrir algunas infecciones cutáneas como las producidas por virus (herpes, molluscum, etc) o por bacterias como el staphylococcus aureus.


El contacto directo de la piel atópica con algunos tejidos como la lana, el empleo frecuente de jabones no adecuados, la exposición a irritantes como el cloro de las piscinas o el clima frío y seco, pueden empeorar la dermatitis, por lo que deben evitarse. En general, los cuidados de la piel en el paciente atópico son esenciales para su buen control. (Consultar en la sección de consejos y tratamientos y próximamente en el curso de autocuidados en atopia).


En algunas ocasiones, la ingestión de un determinado alimento o la exposición a algún inhalante (pólenes o ácaros especialmente) empeoran claramente el cuadro cutáneo. En esos casos, será absolutamente necesario establecer el diagnóstico por el alergólogo para evitar el contacto con ese alergeno.



Dematitis atópica



Estadísticas
Visitas14838
Recomendada3
Impresa169
Confidencialidad Condiciones de uso
Gestor de contenidos
desarrollado por
Powered by
SPC v4.2 ©
[ ]