Viernes, 24 de Octubre de 2014
inicio
Buscar: 
 en este web   en internet   

Eventos Enlaces Contáctanos Sugerencias Favoritos
La Casa del Alérgico/Consejos y tratamientos/Tratamientos/Medicación sintomática/Corticoides
  21/08/2003
  Preparar para imprimir Enviar por correo

Corticoides

Los esteroides son hormonas, sintetizadas por la corteza suprarrenal, que ejercen un efecto regulador sobre el metabolismo y el equilibrio de electrolitos y entre los que destaca el cortisol. Modificaciones químicas de los mismos han dado lugar a un grupo de fármacos conocidos como corticosteroides. Estos derivados se han sintetizado potenciando su acción antinflamatoria y reduciendo sus efectos sobre el metabolismo endógeno. Sus indicaciones médicas son múltiples y las vías de administración también (oral, inyectable, inhalatoria y tópica cutánea).


El efecto antiinflamatorio de los corticoides tiene una gran utilidad clínica en muchas patologías esencialmente inflamatorias, incluyendo las enfermedades alérgicas (asma, rinitis, urticaria, dermatitis atópica, anafilaxia). Sin embargo, no evitan la causa originaria de la enfermedad y, si ésta persiste, no consiguen su curación.


Los corticoides orales o inyectables deben ser empleados bajo estricta supervisión médica, puesto que su uso inadecuado en periodos prolongados puede condicionar el desarrollo de efectos secundarios, entre los que destacan la elevación de la glucosa sérica y/o de la tensión arterial (por lo que hay que tener especial precaución en pacientes diabéticos e hipertensos), alteración del metabolismo cálcico (que favorecen la osteoporosis y el retraso del crecimiento en los niños), acción gastroerosiva, debilidad muscular y cambios en la masa corporal y alteraciones de conducta con nerviosismo o insomnio. Excepto en tratamiento cortos, no deben ser retirados de modo brusco por el riesgo de desarrollar insuficiencia suprarrenal ya que la administración exógena inhibe la capacidad natural del organismo para sintetizarlos, lo que hace necesaria una retirada gradual del tratamiento a fin de lograr una recuperación de la respuesta orgánica.


Los corticoides inhalados y/o nebulizados (budesonida, fluticasona, dipropionato de beclometasona, fuorato de mometasona, triamcinolona) son esenciales en el tratamiento sintomático del asma y de la rinitis. En el caso del asma han mejorado su control y la calidad de vida de los pacientes. Su reducida absorción limita la posibilidad de efectos secundarios, que habitualmente son sólo locales (faríngeo o nasal respectivamente). Sin embargo, su manejo también debe ser exclusivamente médico y hay que evitar la automedicación.


Los corticoides tópicos cutáneos se emplean desde hace décadas en el tratamiento de múltiples dermopatías como el eccema atópico o de contacto. Su potencia es muy variable, aunque en general se utilizan corticoides de potencia media (prednicarbato, fuorato de mometasona, aceponato de prednisolona, etc.) en ciclos no prolongados para evitar posibles efectos secundarios cutáneos.






Estadísticas
Visitas22245
Recomendada0
Impresa163
Confidencialidad Condiciones de uso
Gestor de contenidos
desarrollado por
Powered by
SPC v4.2 ©
[ ]