Sábado, 01 de Noviembre de 2014
inicio
Buscar: 
 en este web   en internet   

Eventos Enlaces Contáctanos Sugerencias Favoritos
La Casa del Alérgico/Temas de interés/Temas anteriores
  31/03/2004
  Preparar para imprimir Enviar por correo

ALERGIA A CORTICOIDES

Los corticoides son hormonas que fabricamos a diario nosotros mismos en la corteza de nuestras glándulas suprarrenales. Éstas, son dos órganos situados encima de nuestros riñones y que tienen forma de media luna. Debido a sus propiedades antiinflamatorias e inmunosupresoras, los corticoides son medicamentos ampliamente utilizados en la actualidad para el tratamiento de múltiples enfermedades ( por ejemplo, en el asma bronquial o en la rinitis alérgica ) y con estupendos resultados.

Los corticoides, al igual que otros muchos medicamentos, pueden tener efectos secundarios, por lo que recomendamos siempre utilizarlos bajo prescripción médica para un buen control del tratamiento y para aminorar los posibles efectos no beneficiosos.

Los corticoides, con poca frecuencia, producen reacciones alérgicas tras su uso. De hecho, resulta llamativo, porque de todos es sabido que estos medicamentos son la base del tratamiento de muchas patologías alérgicas.

La alergia a corticoides se puede dividir en 2 grupos claramente diferenciados:

REACCIONES CON CORTICOIDES TÓPICOS O DERMATITIS DE CONTACTO POR CORTICOIDES

Las reacciones con corticoides tópicos o dermatitis de contacto por corticoides son aquellas reacciones que surgen cuando utilizamos corticoides aplicados directamente sobre la piel o las mucosas. Éstas, constituyen las reacciones alérgicas a corticoides más frecuentes. La prevalencia estimada de este tipo de reacciones, según un trabajo publicado por Degreef y Dooms-Goossens en 1993, se encuentra en un 5.4 %, aunque la mayoría de los autores reseña entre un 0.5 y un 4.5 % de la población expuesta a corticoides por vía tópica. El método diagnóstico preferido para el estudio de estas dermatitis consiste en las pruebas epicutáneas (también conocidas como test del parche o patch-test) y ocasionalmente la intradermorreacción (administración de una pequeña cantidad del corticoide a estudiar a nivel dérmico) puede ser un método rentable en algunos casos.

Los corticoides que con mayor frecuencia dan un resultado positivo en las pruebas epicutáneas y que producen un mayor número de dermatitis de contacto alérgicas son budesonida, pivalato de tixocortol y el butirato de hidrocortisona.

Coopman y Doom-Goossens realizaron una clasificación de los corticoides por la similitud de su estructura química y que explica, en cierta manera, la reactividad cruzada existente entre corticoides (es decir, que se pueden obtener pruebas epicutáneas positivas con corticoides con los que el paciente no había utilizado, pero sabiendo que estos guardan una gran similitud en su estructura química con aquel corticoide que si utilizaron estos pacientes).

Los grupos establecidos por Coopman y Doom-Goossens son los siguientes:

· Tipo A o tipo hidrocortisona.

· Tipo B o tipo acetónido de triamcinolona.

· Tipo C o tipo betametasona

· Tipo D o tipo 17-butirato de hidrocortisona. Recientemente, se ha propuesto una subdivisión de este grupo en D1 y D2.

 

La reactividad cruzada entre corticoides que pertenecen al mismo grupo alcanza el 85%. También se ha encontrado reactividad cruzada entre corticoides pertenecientes al grupo A y C y entre el grupo B y D.

REACCIONES SISTÉMICAS POR CORTICOIDES

Aunque realmente la prevalencia de esta patología es difícilmente valorable, si podemos decir que es extremadamente rara. A lo largo de estos años han sido publicados distintos artículos en los que se describen reacciones generalizadas tras la administración de corticoides por vía sistémica (es decir, al utilizar corticoides por vía oral, intravenosa, intramuscular...) En estos casos, no existe un patrón de reactividad cruzada claro entre corticoides, es decir, que generalmente el tener un problema con un corticoide no implica tener problemas con otros.

Los cuadros clínicos descritos de reacciones sistémicas tras administración de corticoides son:

- La urticaria y/o el angioedema. Son las más habituales de este grupo. Es frecuente la implicación de la administración por vía parenteral (intravenosa, intramuscular...). El intervalo que transcurre desde que se administra el corticoide hasta que aparece la reacción puede ser de 30 minutos hasta de 8 horas. Suelen encontrarse pruebas cutáneas positivas (intradermorreacción y/o epicutáneas) Los corticoides más frecuentemente implicados en estos cuadros de urticaria aguda son la hidrocortisona y la metilprednisolona.

- La anafilaxia. Es mucho menos frecuente. El prick-test puede resultar positivo. Los corticoides más frecuentemente implicados son la hidrocortisona y la metilprednisolona. Por otra parte, existen 2 casos de anafilaxia por corticoide descritos en la literatura, en el que consiguieron cuantificar IgE específica para el corticoide implicado.

- El broncoespasmo. Las reacciones son inmediatas, es decir, que transcurre menos de una hora desde la administración del corticoide y la aparición de la reacción. El corticoide más frecuentemente implicado es la hidrocortisona.

Por lo tanto, el diagnóstico de las reacciones sistémicas por corticoides se puede realizar mediante prick test, intradermorreacción, pruebas epicutáneas, determinación de IgE específica en suero y test de provocación.

Finalmente, señalar, que aunque efectivamente existen casos de alergia a corticoides estos son bastante raros. Cuando aparecen, se tratan en su mayoría de dermatitis en la zona de aplicación del corticoide, siendo extremadamente raras las reacciones graves. Como siempre, les recomendamos seguir las indicaciones de tratamiento de su especialista y acudir a las distintas revisiones para un mejor control de su patología y para conseguir un mejor tratamiento.

Dra. Raquel Palacios Benito






Estadísticas
Visitas47959
Recomendada2
Impresa526
Confidencialidad Condiciones de uso
Gestor de contenidos
desarrollado por
Powered by
SPC v4.2 ©
[ ]