Miércoles, 22 de Octubre de 2014
inicio
Buscar: 
 en este web   en internet   

Eventos Enlaces Contáctanos Sugerencias Favoritos
La Casa del Alérgico/Temas de interés/Tema del mes
  16/02/2005
  Preparar para imprimir Enviar por correo

ALERGIA A ARIZÓNICA Y A CIPRÉS

Las cupresáceas constituyen una familia de árboles constituida por 21 géneros y aproximadamente 130 especies. Han sido y son ampliamente utilizadas como plantas ornamentales.

La mayoría de los géneros producen piñas leñosas. En cambio, el género Juniperus da lugar a una estructura carnosa llamada gálbulo. El gálbulo del enebro es utilizado para la preparación de ginebra y otras bebidas alcohólicas. Además, existen incluso infusiones de gálbulos que son utilizadas por sus propiedades diuréticas, antirreumáticas, carminativas y tónicas.

ESPECIES ALERGÉNICAS

Las especies con capacidad alergénica más frecuentes en España son Cupressus sempervirens o ciprés que es el árbol típico de los paseos y de los cementerios y Cupressus arizonica o arizónica que se utiliza con mucha frecuencia para fabricar setos en los jardines.
Otras especies de cupresáceas con capacidad alergénica, es decir, cuyo polen es capaz de producir síntomas alérgicos son:

  1. Junyperus oxycedrus o enebro
  2. Junyperus communis
  3. Junyperus phoenicea o sabina negral
  4. Thuja orientales o tuya

PERIODO DE POLINIZACIÓN

El polen de cupresáceas se encuentra a nivel ambiental desde Noviembre hasta incluso Marzo, dependiendo de la especie de la que se trate. De todas formas, el recuento de pólenes de cupresáceas es mayor entre los meses de Enero y Febrero. Podemos decir, que el polen de cupresáceas constituye “el polen del invierno”.

DISTRIBUCIÓN

Podemos encontrar pólenes de cupresáceas en toda la geografía española aunque las mayores concentraciones de estos pólenes las encontramos en Barcelona y Madrid. Los pólenes de esta familia pueden desencadenar sintomatología en los pacientes alérgicos a las 24-48 horas de su exposición.

SINTOMATOLOGÍA

El polen de cupresáceas puede producir:

  • Rinitis: mucosidad nasal acuosa, estornudos, picor y congestión nasal.
  • Conjuntivitis: picor, enrojecimiento conjuntival, lagrimeo.
  • Asma bronquial: disnea, pitos en el tórax, tos seca, dolor torácico y opresión torácica (No siempre aparecen estos síntomas de forma conjunta)

TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO

  • Si el paciente tiene rinoconjuntivitis se debe iniciar tratamiento con un antihistamínico oral, preferentemente de nueva generación (ebastina, cetiricina, dex-loratadina, levocetirizina, fexofenadina..)
    Si no es suficiente con lo anterior se puede añadir tratamiento tópico, es decir, que para los síntomas oculares emplearemos un colirio antihistamínico y para los síntomas nasales emplearemos un corticoide en spray nasal.
  • Si el paciente padece asma bronquial se utilizará preferentemente tratamiento por vía inhalada y dependiendo de la intensidad del asma se podrá utilizar: corticoides inhalados, broncodilatadores, en algunos casos cromonas inhaladas y antileucotrienos ( para más información consultar tratamiento del asma bronquial )

INMUNOTERAPIA

La inmunoterapia administrada por vía subcutánea resulta un tratamiento útil en la alergia a C. arizónica, consiguiendo disminuir la sintomatología alérgica y la necesidad de medicación. Está indicada su administración en casos de rinoconjuntivitis moderada-grave y por supuesto, si existe asma bronquial.






Estadísticas
Visitas55374
Recomendada9
Impresa725
Confidencialidad Condiciones de uso
Gestor de contenidos
desarrollado por
Powered by
SPC v4.2 ©
[ ]